Blog Conferencias y Talleres Publicaciones
Perfil

CONTÁCTANOS EN:

contacto@luislaraesqueda.com

luis@luislaraesqueda.com

SÍGUENOS EN:

Twitter square white large Facebook square white large cristeros-_Monitor_Nacional hermosa-holbox La verdadque hace la diferencia (5) RSS Feed PageImage-515435-3918738-home_icon

Bienvenido, espero que encuentres en este espacio una guía para tus finanzas personales, para el emprendimiento, para la economía familiar, y más.

Propósito #1.2016

By Luis Lara Esqueda, Dec 29 2015 07:04PM


No me mal entiendas, no estoy juzgando tus esfuerzos. Lo que quiero decir es que todos somos perfectibles, y nunca debemos cansarnos de buscar ser mejores. No solo por ti mismo sino por los que están a tu alrededor, pues seguramente eres líder de una familia, una empresa, un proyecto, un grupo e incluso de tu propia visión, y aunque en este momento aun no tengas “seguidores” en tu proyecto o visión. En su momento llegarán y si no buscas disciplinarte en la mejora continua de tu persona, tus hábitos o tus costumbres. Difícilmente podrás exigirlo de una empresa, un negocio o un proyecto.


Ya hemos hablado muchas veces de alcanzar el éxito, pero lo “más difícil no es llegar a la cima sino mantenerse”, es por esto que es importante que comiences a fomentarte la disciplina de mejorar tus hábitos, y para muestra un botón, te comparto una historia incluida en el libro “las 21 Cualidades indispensables de un líder” de John C. Maxwell.


EL REY DE LA COLINA

Es duro llegar a la cima. Pocas personas alcanzan alguna vez el lugar donde se les considera de los mejores en su trabajo; y menos aun aquellos a quienes se les considera el mejor de todos los tiempos. Eso fue lo que logró Jerry Rice. Se le considera el mejor recibidor de fútbol americano de todos los tiempos. Y tiene las marcas que lo prueban. La gente que lo conoce bien dice que él es así por naturaleza. Sus virtudes físicas son increíbles. Tiene todo lo que un entrenador quisiera encontrar en un recibidor. El entrenador del Salón de la Fama, Bill Walsh, dijo, «No creo que, físicamente, haya habido otro como él». Pero eso no ha sido lo único que lo ha hecho grande. La verdadera clave de su éxito ha sido la autodisciplina. Trabaja y se prepara día tras día, como nadie en el mundo profesional del fútbol.

La historia de la habilidad de Rice para esforzarse se puede ver en su experiencia en conquistar las colinas. La primera fue en la secundaria. Al final de cada práctica, el entrenador Charles Davis acostumbraba que sus jugadores corrieran veinte veces arriba y abajo una colina de 36m. En un día particularmente caliente y sofocante en Mississippi, Rice pensó en retirarse después de once subidas y bajadas. Cuando empezaba a caminar hacia los vestidores, se detuvo. «No te rindas» se dijo a sí mismo, «porque una vez que lo hagas, te parecerá que lo que hiciste estuvo bien hecho. Y no lo está». Así es que regresó y terminó sus carreras, y desde entonces nunca más pensó en desertar. Como jugador profesional, se hizo famoso por su habilidad de subir otra colina. Esta es una abrupta pista de 5km en un parque en San Carlos, California, que Rice hizo parte de su programa de entrenamiento regular. Otros jugadores destacados trataban de subir con él, pero se quedaban atrás, asombrados por su resistencia. Pero esto era solo parte de la rutina acostumbrada de Rice. Incluso fuera de la temporada, mientras otros jugadores están pescando o disfrutando de su temporada baja, Rice trabaja en su rutina de ejercicios normales desde las 7.00 hasta el mediodía. Alguien una vez dijo en broma, «Está en tan buenas condiciones que hace que Jamie Lee Curtis parezca ser James Earl Jones».

«Lo que muy pocos entienden de Jerry es que para él el fútbol es un asunto de doce meses», dice el defensa Kevin Smith. «Él está naturalmente dotado, pero aún así trabaja.

Eso es lo que separa a los buenos de los grandes». Recientemente, Rice conquistó otra cima en su carrera: se recuperó de una lesión devastadora. Antes de eso, en diecinueve temporadas nunca había perdido un juego, un testimonio a su ética de trabajo disciplinado y tenacidad absoluta. Cuando el 31 de agosto de 1997 se lesionó la rodilla, la gente pensó que para él la temporada había terminado.

Hasta ese momento, solo un jugador había tenido una lesión similar y había regresado en la misma temporada: Rod Woodson. Rod había rehabilitado su rodilla en cuatro meses y medio. Rice, gracias a su determinación y a su autodisciplina, lo hizo en tres y medio.

Anteriormente, la gente nunca había visto algo así, y no lo volverían a ver. Rice continuó estableciendo sus marcas y su reputación mientras ayudaba a su equipo a ganar.

Nos leemos en la cima.


Add a comment
* Required
RSS Feed

Luis Lara Esqueda Blog

BLOG